El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
Síguenos en:
 

pie www.webside.cl www.webside.cl
Artículos de Interés
sep
LA INFLUENCIA FRANCESA EN LA VIDA SOCIAL EN CHILE EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX
Varios parques y paseos, como la Quinta Normal , el Campo de Marte, que después fuera el Parque Cousiño, Cerro Santa Lucía, fueron especialmente creados para lucir en público atuendos, carruajes y cabalgaduras. Se transformaron en lugares de encuentro de la alta sociedad.

Esto dió origen a un cambio en el comportamiento y en la presentación que trascendió a la ciudad y al entorno dándole otro aspecto. En este sentido, la construcción de hermosos palacetes hechos sobre el modelo de las mansiones de París, algunas de ellas con un estilo bastante mas ostentoso.

En París se publicó en la Revista Latino Americana que en 1873 se habían construido en Santiago 314 edificios públicos. La Exposición de Santiago de 1875 tuvo gran efecto en la transformación de los gustos del santiaguino. El gobierno y los comerciantes franceses se habían preocupado de mostrar en esta Exposición lo mejor de su industria y de sus artes con el fin de expandir el comercio en Chile y también en el resto de América.

Leer más...
Los arquitectos franceses contratados por el gobierno chileno no sólo dejaron su huella a través de innumerables obras. También supieron formar discípulos que continuarían con su estilo.

El gran impulso en los cambios urbanísticos de Santiago, se debieron al dinamismo y visión del Intendente Benjamín Vicuña Mackenna en 1872. Incansable viajero y seguramente inspirado por los trabajos que había realizado el Prefecto Haussmann en París convirtiéndola en la ciudad más bella de Europa, se propuso transformar Santiago. En colaboración con el arquitecto francés Paul Lathoud y asesorado por su amigo el científico Claudio Gay que había vivido en Chile contratado por el gobierno, presentó al Municipio, al Supremo Gobierno y al Congreso Nacional, un proyecto que llamó La Transformación de Santiago con las notas e indicaciones sobre los cambios que se debían realizar a todo nivel para hacer la ciudad coherente y moderna. Grandes avenidas, pavimentación de calles, erradicación de conventillos, alumbrado público, infraestructura sanitaria, el sistema de alcantarillado del barrio poniente, aún en uso, también fueron traídos desde Francia. El Cerro Santa Lucía con sus fuentes de agua, jardines, pérgolas y terrazas sigue siendo un paseo que enorgullece a la ciudad. Desde, su cargo como Intendente de Santiago (1872-76) pudo plasmar muchos sus sueños en realidad.

Y mientras todo esto sucede, en el barrio Yungay y desde 1868, la Peluqueria Francesa atiende a su distinguida clientela, con sus peras napoleónicas marcando la moda de la época.
sep
Nana Graduada en París
El Mercurio, Mentesana, 2005

La cosa fue así: en 1890, don Eusebio Lillo, el poeta que no quería escribir la letra de nuestra Canción Nacional, viajó a Europa junto a su familia para disfrutar y adquirir algunas obras de arte. Lo acompañó esa vez Juanita Besaure, una empleada doméstica que, con el tiempo, llegaría a ser la ama de llaves en la casa que el escritor poseía en el barrio Yungay de Santiago, en la calle Chacabuco, si la memoria me es fiel.

Don Eusebio, que había observado el cariño que sentía Juanita por la cocina, la puso a estudiar en una encopetada academia de gastronomía en París. Alumna aplicada y talentosa, no tuvo problemas para graduarse con los máximos honores.

Lo que más le alabaron en ese momento, fue la creación de un fino postre que ella bautizó como "Dulce Patria", en alusión directa al himno Nacional. Los ingredientes de este manjar son almendras seleccionadas, huevos, agua, azúcar, whisky. La Historia me la cuenta en pleno centro de Santiago un descendiente de Eusebio Lillo, quién ahora se ha dado a la tarea de comercializar el dulce invento de la empleada. Un caso curioso. Hablando de la primera nana que se graduó en Francia. 0 de la única.